sábado, 12 de agosto de 2017

La esencial conquista de las subjetividades

Ver la portada de un diario; observar la emisión de un noticiero, leer los cables de las agencias noticiosas es remitirse a preclaros ejemplos de manipulación ideológica con fines ocultos.

Rafael Cuevas Molina / Presidente AUNA-Costa Rica

¿Por qué fue tan importante el papel de la Iglesia Católica en el proceso de conquista y colonización de América? Por su papel de agente colonizador de las conciencias. Como se sabe, los mandamientos de la Corona eran apremiar al sometimiento pacífico de aquellos a los que, enfrentados a quienes se les presentaban armados hasta los dientes, oían que se les leía una jerigonza en la que se les conminaba a aceptar y practicar un orden ideológico desconocido.

Lo tenía claro la Corona Hispana, como lo han tenido claro todos aquellos que han querido establecer dominio sobre otros. No fueron solo los que vinieron de allende el océano, porque ya teníamos ejemplos autóctonos antes de que ellos llegaran. Véase, por ejemplo, el uso de la cultura, entendida esta como visión de mundo, que hicieron los incas al avanzar sobre otros pueblos colindantes al momento de ir armando el Tahuantinsuyo en el siglo XIII, ese espacio civilizatorio que conocemos como Imperio Inca. Lo que hoy llamamos políticas atinentes a la interculturalidad fueron hábilmente manejadas para integrar a los pueblos sometidos, aminorando la oposición a la imposición las estructuras imperiales.

Venezuela: La absoluta independencia y la paz

Venezuela no quiere volver a ser colonia de nadie, seguimos queriendo “absoluta independencia”, pero a diferencia de 1820, ahora no ofrecemos la guerra a cambio a Europa. Nuestra propuesta es la paz, el respeto a las decisiones políticas internas, la no injerencia y la autodeterminación conquistadas tras siglos de lucha.

Sergio Rodríguez Gelfenstein / Especial para Con Nuestra América
Desde Caracas, Venezuela

En un reciente viaje a China en mi condición de investigador invitado de la Universidad de Shanghái, los colegas de esa casa de estudios me instaron a acompañarlos a visitar el Museo se la ciudad que acogía la muestra “Una historia del mundo en 100 objetos”. La exposición se propone presentar de manera cronológica, dos millones de años de historia de la humanidad en solo 100 piezas. En ella se pueden ver desde antiguas herramientas de madera y hierro hasta tarjetas de crédito e instrumentos que funcionan con energía solar.

En una nota de prensa el director del Museo Británico, Hartwig Fischer exponía que la muestra: “Te lleva alrededor del mundo. No sólo alrededor del mundo, no solo por la superficie de la Tierra, también te lleva a las profundidades de la historia. Pueden hacer eso porque los objetos cuentan una historia. Nosotros como guardianes de esos objetos, tenemos la responsabilidad maravillosa de contar esas historias, que son siempre historias sobre seres humanos”.

Venezuela: Terroristas travestidos en demócratas

Los principales partidos de la variopinta oposición venezolana vienen anunciado su eventual participación en los procesos electorales regionales previstos para diciembre de este año, luego de participar activamente en violentos actos desestabilizadores y terroristas por cuatro meses, una vez se produjeran discretas conversaciones de su dirigencia y representantes del gobierno.

Aram Aharonian / ALAI

Freddy Guevara (der.), dirigente de Voluntad Popular.
El anuncio más llamativo vino de la mano de Freddy Guevara, dirigente del partido Voluntad Popular, integrante de la cúpula que activamente ha promovido la violencia en los meses recientes. Ha señalado al "camino electoral" como la alternativa para consagrar los objetivos del antichavismo en Venezuela. No obstante, hay que revisar estos anuncios desde una perspectiva más amplia, pero no por eso menos detallada.

Es evidente la incrongruencia de la narrativa de la oposición. Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo, Avanzada Progresista , Acción Democrática e incluso Voluntad Popular transitarán ahora los caminos electorales, después de desconocer el gobierno de Nicolás Maduro, lo que no garantiza que abandonen los caminos de la violencia. El partido Vente Venezuela de María Corina Machado y Alianza Bravo Pueblo de Antonio Ledezma, han sido tajantes en no participar.

Mapa de la derrota de la derecha venezolana

La elección del 30 de julio fue una victoria táctica del chavismo. Esa nueva situación dentro del equilibrio inestable trajo efectos dentro de una derecha que volvió a equivocarse furiosamente en su análisis del campo de batalla. Esa ventaja chavista debe ser traducida en acciones urgentes.

Marco Teruggi / TeleSur

Estos meses de escalada reconfiguraron el mapa interno de la derecha, que parece compuesta por tres sectores, que, aunque sostienen posiciones diferentes -por pragmatismo o convicción-, no parecen tener fronteras tan claras.   

A esta hora la derecha debía estar, según sus cálculos, en una posición de fuerza totalmente diferente. O sentada en el Palacio de Miraflores, o en el despliegue de un gobierno paralelo combinado con movilizaciones de masas y acciones violentas, incluidas militares. Se había planteado la apuesta a todo o nada/ahora o nunca, y hoy se encuentra en una disputa interna para ver cómo seguir, y no terminar peor que al iniciar la escalada de los cien días.

Venezuela en blanco y negro

Se acusa a Venezuela de no ser una democracia. Se dice que su presidente desde 2013, Nicolás Maduro, es un dictador. De su antecesor, Hugo Chávez, se afirmó que era un tirano. En blanco y negro ¿qué tan ciertas son estas imputaciones?

Luis Hernández Navarro / LA JORNADA

En sentido estricto, desde la perspectiva de la transformación social, la discusión implica, contrastar la relación (o falta de ella) existente entre la democracia procedimental y la democracia participativa y la construcción del poder popular. Pero, dejemos de lado por ahora este asunto, y revisemos solamente si la vida política venezolana cumple con los rasgos principales de una democracia representativa.

A raíz la muerte de Hugo Chávez, el vicepresidente Nicolás Maduro asumió, provisionalmente, la presidencia de Venezuela, el 8 de marzo de 2013. Casi un mes después, el 14 de abril, ganó las elecciones presidenciales para un periodo de seis años (hasta 2019), con una diferencia de más de 200 mil votos con respecto a su más cercano competidor, el derechista Henrique Capriles. Maduro fue democráticamente electo como legítimo mandatario de la República Bolivariana de Venezuela.

Ecuador, el cisma desconcertante

Cuando  el imperio acosa sin tregua a Venezuela y  la oposición  no vacila en usar la violencia para derribar a la Revolución Bolivariana, en Ecuador observamos un cisma desconcertante sobre todo porque es sumamente prematuro.

Carlos Figueroa Ibarra / Especial para Con Nuestra América
Desde Puebla, México

El lunes 10 de julio de 2017 el ex presidente Rafael Correa dejó el país rumbo a Bélgica, país en el cual se dedicará a sus asuntos familiares y a dictar conferencias. Fue una decisión personal no buscar una segunda reelección, después de gobernar a Ecuador durante 10 años. Los seguidores de los gobiernos progresistas sentimos un respiro profundo cuando el 19 de febrero de 2017, Lenín Moreno ganó las elecciones presidenciales al banquero Guillermo Lasso con una diferencia de 2.32%. Fue desconcertante por ello,  que habiendo asumido la presidencia el 24 de mayo, pronto se empezaron a advertir  las fisuras entre él y su antecesor.  Moreno ha enfatizado que gobernará con un “nuevo estilo” y que buscará “la reconciliación” del país. Expresiones  que sugieren un distanciamiento y hasta censura con respecto al estilo personal de gobernar de Rafael Correa. Por otro lado, las críticas del expresidente a su sucesor fueron subiendo de tono, al extremo de que  el día de su partida, en el mismo aeropuerto,  sin mencionar a su sucesor, Correa dijo que el alegado “cambio de estilo”  era en realidad claudicaciones y entreguismo.

Bronca en la Revolución Ciudadana

El enfrentamiento entre Moreno y Glas, entendido como fisura en el proyecto político de la Revolución Ciudadana no ha podido menos que generar la atención de América Latina. En la ciencia social de la región se pregunta si hay quiebre definitivo o no del proyecto de esa revolución.

Juan J. Paz y Miño Cepeda / El Telégrafo

En América Latina hay una enorme expectativa sobre lo que ocurre en Ecuador. Académicos, profesores universitarios y científicos sociales de la región se preguntan por los acontecimientos, no llegan a comprenderlos en su esencia, intuyen que las diferencias entre el presidente Lenín Moreno y el vicepresidente Jorge Glas rebasan las “lealtades” de cualquier índole.

Cabe puntualizar al respecto, que el surgimiento de gobiernos progresistas, democráticos y hasta de nueva izquierda desde inicios del nuevo milenio, marcaron las interpretaciones sociopolíticas en el sentido de que se había iniciado en América Latina un nuevo ciclo histórico que permitió indudables avances sociales, modernización institucional y desarrollo económico que nunca fueron logrados por los gobiernos identificados con el neoliberalismo y el partidismo político de fines del siglo XX.

Argentina, entre la ficción democrática y los desaparecidos

Santiago Maldonado debe aparecer con vida ya y en buen estado de salud, en él está comprometida la vida de millones de jóvenes que sueñan con una sociedad más justa y solidaria y más comprometida con los intereses colectivos.

Roberto Utrero Guerra / Especial para Con Nuestra América
Desde Mendoza, Argentina

Santiago Maldonado es un joven artesano de 28 años que está desaparecido desde el 1° de agosto. Es un artesano de la provincia de Buenos Aires que sumó su voz a la protesta de la comunidad mapuche, históricamente exterminada y erradicada de sus territorios ancestrales. No era activista ni guerrillero, es un joven soñador que llegó hasta esos lares hastiado del consumismo y sus estragos. Los mapuches protestaban contra la invasión a sus tierras hechas por la compra del empresario italiano Luciano Benetton, propietario de grandes extensiones en la Patagonia, dedicado a la explotación de la lana de sus criaderos de ovejas. Su marca es líder mundial en la industria indumentaria. Eso es sabido. Lo curioso y también reconocido, es que la última vez que se lo vio a Santiago fue cuando era golpeado y detenido por efectivos de la Gendarmería Nacional, cuestión que la ministra de Seguridad Patricia Bullrich no ha podido dar explicaciones hasta el momento. Momento urticante y álgido en el que, con toda la historia que tenemos los argentinos a cuestas, las comisiones de Derechos Humanos locales e internacionales, Abuelas y CTA ante la presunción de lo que le haya ocurrido al joven Santiago Maldonado, se han planteado una gran manifestación a la Plaza de Mayo, esta tarde del viernes 11 de agosto para pedir por su liberación y el esclarecimiento de su situación.

Guión contra anteriores gobernantes populares

Está claro: la derecha lanza acusación de corrupción y quiebra económica a los gobernantes populares. Esa es su arma, al margen de su propia corrupción -a menudo copiosa-, y de su propio fracaso económico.

Roberto Follari / El Telégrafo

Las experiencias posnacional/populares en Brasil y la Argentina, dibujan no solo la estrategia del golpe blando que en su momento se utilizó para deslegitimar a esos gobiernos, sino también los mecanismos para lograr apoyo hacia administraciones antipopulares y de claro signo neoliberal. Ajustes, tarifazos, bajas salariales, aumento de la pobreza y la desocupación, han sido justificados por los supuestos males atribuidos al gobierno anterior. De tal modo que si sus nuevas políticas que implican endeudamiento externo y liquidación de derechos sociales resultan dolorosas para amplios sectores sociales, lanzan que ‘la culpa es del gobierno anterior’. Esa es la forma de justificar sus propios problemas y sus nefastas políticas, propuestas desde organismos como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

Fidel Castro: algunos de sus aportes teórico-prácticos a las inconclusas luchas por la emancipación de nuestra América

El reverdecimiento, la actualización y la ampliación de los ideales unitarios de los próceres y mártires de las luchas por “la primera” y “la segunda”  independencia de Nuestra América fue uno de los principales aportes de Fidel Castro a las contiendas por la emancipación de las naciones y los pueblos del ahora llamado “sur político del continente americano”.

Luis Suárez Salazar© / Para Con Nuestra América
Desde La Habana, Cuba

Introducción

Fidel Castro
Este ensayo amplía mis reflexiones sobre algunos de los multifacéticos legados del líder histórico de la Revolución Cubana que, con el título “Uno de los legados de Fidel Castro: la unidad de América Latina y el Caribe”,[1] fueron publicadas en diferentes medios electrónicos latinoamericanos durante los que, parafraseando al comandante Ernesto Che Guevara, denominé “días luminosos y tristes” de las exequias que –acompañadas por cientos de miles de cubanas y cubanos de diferentes generaciones políticas—[2] se iniciaron en La Habana el 26 de noviembre y culminaron el 4 de diciembre de 2016 con la siembra de las semillas de Fidel (como comúnmente lo denomina el pueblo cubano) en la simbólica escultura de un grano de maíz colocada en el Cementerio “Santa Ifigenia”,[3] ubicado en Santiago de Cuba: ciudad rebelde ayer, heroica hoy y hospitalaria siempre.

50 verdades sobre Gabriel García Márquez

El escritor colombiano, genio del realismo mágico, cuyos escritos marcaron para siempre la historia literaria universal, falleció en México el 17 de abril de 2014 a los 87 años.

Salim Lamrani / Para Con Nuestra América
Desde La Réunion

Gabriel García Márquez
1.             Nacido el 6 de marzo de 1927 en Aracataca, departamento de Magdalena, Colombia, en el seno de una familia modesta de 16 hijos, Gabriel José de la Concordia García Márquez, apodado Gabo, es sin duda uno de los más grandes escritores latinoamericanos.

2.            Poco después, en 1929, sus padres Gabriel Eligio García y Luisa Santiaga Márquez Iguarán se ven obligados a mudarse a Barranquilla por razones profesionales. Los abuelos maternos se encargan entonces de criar al pequeño Gabriel.

Francisco: realidad y legado

Francisco vio más allá que otros en su tiempo para avizorar un mundo en el que la humanidad compartía una misma preocupación por la entera comunidad de las criaturas, y expresó su preocupación y su amor de maneras tan originales y conmovedoras que aún pueden ofrecernos inspiración hoy.

Roger D. Sorrell */ Treducción del Dr. Guillermo Castro Herrera. 

Presentación

Hay un debate que crece, sobre todo en tierras noratlánticas, acerca del papel de las Humanidades en el movimiento ambientalista y su cultura. En la práctica, y a su modo, ese debate reproduce aún – en rebeldía – aquel otro, anterior, sobre el conflicto entre la cultura científica y la humanística en nuestra vida académica. Pero en la práctica, también, busca trascenderlo, en busca de la relación entre ambas en el devenir de nuestra especie y ante la amenaza que la crisis global representa para toda cultura que exceda el nivel de la barbarie. Esto tiene especial importancia en regiones como América Latina, de tan rica y antigua cultura de la naturaleza, puesta hoy en riesgo constante y creciente por economías cada vez más empeñadas en prácticas que por necesidad conducen a la destrucción simultánea de las dos condiciones indispensables para toda actividad productiva: el medio natural, y el ser humano.

sábado, 5 de agosto de 2017

El “populismo” latinoamericano: un fantasma duro de matar

Contra Cristina, contra Lula, contra las elecciones venezolanas hay una campaña furibunda, mentirosa, terriblemente agresiva y violenta. Es la guerra. Solo así puede verse, como la guerra. Pero es una guerra en curso en la que a veces se pierden batallas y otras veces se ganan. El fantasma de eso que la derecha ha llamado el “populismo” latinoamericano está resultando muy duro de matar.

Rafael Cuevas Molina/Presidente AUNA-Costa Rica

Es evidente que eso que desde la derecha llaman, despectivamente, el “populismo” latinoamericano, y que nosotros preferimos llamar opciones nacional-populares, atraviesa un momento de dificultades. Esa derecha que lo trata y nombra tan despectivamente ha pasado a la ofensiva y ha reconquistado espacios de los que había sido desplazada por lo que podríamos catalogar como avalancha nacional-popular de la primer década del siglo XXI.

Gobiernos colonizados

Si con sus oficiosas declaraciones contra la elección de la Asamblea Constituyente los aliados de la MUD pretendían respaldar lo que consideran como “restablecimiento del orden constitucional y democrático” en Venezuela, el efecto logrado ha sido otro: han dado un espaldarazo al intervencionismo descarnado de los Estados Unidos.

Andrés Mora Ramírez / AUNA-Costa Rica

Sumisa, vasalla, indigna, traidora: cualquiera de estos calificativos ilustra con claridad, y en todos sus extremos, la posición asumida por los gobiernos de México, Costa Rica, Panamá, Colombia, Perú, Chile, Brasil y Argentina en relación con las votaciones celebradas el pasado 30 de julio en Venezuela, en las que se eligieron a los miembros de la nueva Asamblea Constituyente. Siguiendo a pie juntillas un guión preparado por la camarilla de banqueros, gerentes de transnacionales, generales retirados y supremacistas blancos que hacen de las suyas ahora en Washington, los presidentes y las cancillerías de estos países se apresuraron a desconocer los resultados de los comicios, cuestionaron la legalidad del proceso constituyente, y respaldaron las sanciones unilaterales impuestas por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, contra el ejecutivo venezolano.

¿Dónde está el piloto? Notas para entender la política de EE.UU hacia Venezuela

Las profundas contradicciones internas que está enfrentando Estados Unidos hacen muy difícil esbozar un análisis racional respecto de cuáles pueden ser los pasos futuros que adopte el gobierno de ese país sobre Venezuela. La política exterior está en una fase crítica en la que no se sabe quien toma las decisiones, tampoco si éstas responden a la voluntad presidencial o no.

Sergio Rodríguez Gelfenstein / Especial para Con Nuestra América
Desde Caracas, Venezuela

El escenario internacional que cubrió la elección para definir los constituyentes en Venezuela el pasado 30 de julio, estuvieron marcadas por la amenaza del presidente Trump de adoptar sanciones contra el país, si finalmente (tal como ocurrió) los comicios se llevaban a efecto. En un primer momento, el pasado 26 de julio, Estados Unidos decidió sancionar a 13 funcionarios del gobierno venezolano a quienes se les congelaron sus cuentas bancarias en Estados Unidos y, además tal medida les impide realizar negocios dentro del país norteamericano, en fecha posterior la administración estadounidense aprobó el lunes 31, medidas similares contra el Presidente Nicolás Maduro  con lo que además de congelar los activos que tuviera en ese país, se prohíbe a cualquier estadounidense establecer vínculos personales con el presidente venezolano.

Venezuela, la nueva batalla por la legitimidad

La Revolución Bolivariana obtuvo el 30 de julio de 2017, 730 mil votos más que el mejor resultado que haya obtenido en su historia (los 7.309 de 2000). Pero al igual que las anteriores, esta batalla electoral es una nueva batalla por la legitimidad. Y la misma se libra en el terreno desigual del combate contra los pulpos mediáticos de todo el mundo.

Carlos Figueroa Ibarra / Especial para Con Nuestra América
Desde Puebla, México

En un artículo que publiqué en abril de 2013 con respecto a la apretada victoria de Nicolás Maduro en las recién celebradas elecciones presidenciales, expresé que la izquierda se ve obligada a ganar ampliamente las elecciones para que su triunfo no sea cuestionado. El 1.78% de diferencia no le alcanzó a  Nicolás Maduro para evitar ser cuestionado por Washington, la derecha neoliberal internacional y los grandes medios de comunicación. En cambio sí le alcanzó en México a Felipe Calderón el 0.56% con el que se dice le ganó a Andrés Manuel López Obrador. Estamos procesando en este momento las noticias con respecto a las elecciones para la Asamblea Constituyente en Venezuela y sabemos que votaron 8.089,160 millones de personas (más del 41% del padrón electoral). La descalificación de ese nivel de participación no se ha dejado esperar.

Venezuela y la Asamblea Nacional Constituyente. ¿Qué sigue ahora?

Pese al triunfo en la elección del 30 de julio, la derecha tiene bastante a maltraer la Revolución. Esto hay que reconocerlo para no errar el análisis, y consecuentemente, los caminos a seguir. La guerra mediático-psicológico montada, y luego las acciones militares de baja intensidad (las guarimbas), no podemos dejar de reconocer que están resultando un duro golpe.

Marcelo Colussi / Para Con Nuestra América
Desde Ciudad de Guatemala

Insistir en debilitar doctrinariamente a Maduro, colocando su filiación castrista y comunista (dependencia de los cubanos) como eje propagandístico, opuesta a la libertad y la democracia, contraria a la propiedad privada y al libre mercado.
Parte de la Operación “Venezuela Freedom 2”, del Comando Sur de Estados Unidos

A modo de introducción

En Venezuela acaba de darse un triunfo popular: una masiva elección donde la población se manifestó, una vez más, a favor del proceso en curso. La Asamblea Nacional Constituyente recibió más de ocho millones de votos de aprobación por parte del electorado. Es la décimo novena oportunidad en que el pueblo chavista se impone en una elección democrática sobre veintiún procesos electorales que han tenido lugar en estos años. La oposición, una vez más, salió derrotada.

El pueblo chavista en los cerros tiene la última palabra

La movilización de votantes para la elección de los constituyentes de la Asamblea el domingo pasado parece que cerró ambas vías ideadas por Washington. El pueblo está con el gobierno y rechaza a la oposición, compuesta –en gran parte- por los sectores económicamente acomodados de las ciudades venezolanas.

Marco A. Gandásegui, h. / Para Con Nuestra América
Desde Ciudad Panamá

Los 8 millones de venezolanos que salieron a depositar su voto a favor de los candidatos a la Asamblea constituyente representan un traspie contundente a las pretensiones golpistas de los opositores (“guarimba”). Durante varios meses la oposición de extrema derecha ha organizado manifestaciones diarias contra las instituciones gubernamentales venezolanas. El gobierno de Nicolás Maduro contiene las protestas sin liquidarlas.

El costo en vidas ha sido muy alto. A diferencia de otras manifestaciones populares, las protestas de la derecha incluye el uso de la violencia y tácticas que suelen tener resultados fatales. En tres meses han muerto más de 100 personas, en su mayoría por ser sospechosas de militar en las filas del chavismo. Cada día es más evidente que la mano ‘peluda’ detrás de las manifestaciones y el financiamiento de los opositores tiene un origen extranjero.

Venezuela: el poder nace del pueblo y no del capital

El poder en Venezuela nace no del fusil, de la banca financiera o de los tentáculos de una desquiciada red empresarial ávidas de petróleo y demás recursos energéticos. El poder venezolano nace de la voluntad del pueblo el cual descansa, democráticamente, en el poder emanado de las organizaciones sociales,  políticas y de su Constitución.

José Toledo Alcalde / Para Con Nuestra América
Desde Estados Unidos

En un mundo multilateral, en materia de derecho internacional, el respeto a los derechos o su violación pueden ser monitoreados o inspeccionados por organismos internacionales pertinentes y todos estos respaldados por históricos tratados multilaterales.[1]  Los diferentes Estados están en la obligación de cooperar con la supervisión internacional sobre el respeto al  Derecho Internacional de los Derechos Humanos. Es de esta manera que el Estado venezolano se encuentra en la obligación de respetar y garantizar los derechos de la población así como demostrar la veracidad del compromiso asumido y de esto hemos sido testigos durante todos los procesos electorales que han sido desarrollados por la Republica Bolivariana de Venezuela.

Gobierno neoliberales: el fracaso de Fausto

Los gobiernos neoliberales de la región creen que llegaron para quedarse, y avanzan raudos en reformas, a menudo brutales, suponiendo que eso no les producirá enormes desgastes y que no deberán pagar luego por ello.

Roberto Follari / El Telégrafo

Es muy conocida la tragedia de Fausto, el personaje goetheano: trataba de garantizarse la juventud eterna. Pero contra el tiempo, no hay pactos con el demonio ni tretas que funcionen. Igualmente, la ilusión de eterna juventud acompaña a los jóvenes y -en general- a los que recién empiezan. Cuando uno es joven, uno siempre lo fue; no se conoce a sí mismo sino con esa característica, y la confunde con una consustanciación entre su persona y la condición de juventud.

Retorno al trabajo libremente esclavo

La restauración de modelos empresarial-neoliberales radicales en Argentina y Brasil ha demostrado la fragilidad de las conquistas y derechos de los trabajadores en una era de debilitamiento global del proteccionismo social.

Juan J. Paz y Miño Cepeda / Firmas Selectas de Prensa Latina

Al comenzar el siglo XIX, la mayor parte de Europa todavía conservaba muchos rasgos de la economía medieval. Pero desde fines del siglo XVIII, la revolución industrial (vapor) nacida en Inglaterra había comenzado a carcomer ese pasado. Sin embargo, hasta 1830 la industrialización en Francia fue lenta, mientras en Alemania, Bélgica y Rusia despegó a gran escala a partir de 1850. El progreso del capitalismo aceleró el desarrollo que, a fines del siglo XIX, tuvo un impulso fenomenal con la segunda revolución industrial (petróleo y electricidad) y las gigantescas empresas (monopolios),que posibilitaron el salto a la era del imperialismo capitalista.

En sus orígenes, la situación de la clase obrera era impactante: jornadas que sobrepasaron las 14 horas, salarios ínfimos, empleo de mujeres y niños en peores condiciones que las de los hombres, hacinamiento en barrios miserables, proliferación de enfermedades y ausencia de derechos laborales.

América Latina, en clave geoeconómica

La región no camina sola. Lo hace siempre de la mano de lo que sucede a escala global. Creer que todo ocurre sin que el entorno exterior cambie es más propio de la economía hegemónica neoclásica, que es incapaz de explicar casi nada de lo que nos acontece.

Alfredo Serrano Mancilla* / Rebelion

Siempre igual. Después de un periodo de tormenta, se reordenan las piezas en el tablero global. Así ha sucedido en repetidas ocasiones a lo largo de la historia. En 1870, ante una crisis de sobreproducción del capitalismo central, la región latinoamericana quedó reinsertada de otra forma en la economía mundial; además de seguir proveyendo materias primas, debía servir a partir de entonces como zona consumidora. Después, a lo largo del siglo XX, nuevamente se sucedieron algunos clivajes económicos que reacomodaron las relaciones de la región con el mundo. La última fase histórica fue indudablemente la llegada del neoliberalismo, que supuso un patrón de subordinación en lo financiero, en lo tecnológico, en propiedad intelectual.

Cuba y el regreso migratorio

Conocida como tierra de emigración, Cuba experimenta desde hace varios años un fenómeno nuevo: el regreso migratorio.

Salim Lamrani / Para Con Nuestra América
Desde La Réunion

Desde el triunfo de la Revolución Cubana en 1959, Estados Unidos ha hecho de la problemática migratoria un instrumento de desestabilización de la isla, en nombre de la guerra llevada contra el primer país socialista del continente americano. Así, en los primeros días que siguieron la victoria de Fidel Castro, Washington abrió sus puertas a los partidarios de la dictadura de Fulgencio Batista y a la oligarquía del antiguo régimen. De 1960 a 1969, más de 200.000 cubanos se marcharon a Estados Unidos. A guisa de comparación, el total de la década precedente, de 1950 a 1959, era de 73.000 salidas hacia Estados Unidos.[1]

Centroamérica arde en llamas

A pesar del silencio de los grandes medios de comunicación sobre los acontecimientos de los pequeños países de Centroamérica, indudablemente son ellos los que sufren con mayor violencia la dominación de Estados Unidos.

Ulises Noyola / ALAI

La crisis humanitaria en los países centroamericanos del Triángulo del Norte (El Salvador, Guatemala y Honduras) podría recrudecerse durante la presidencia de Donald Trump, quien desea incrementar la deportación de inmigrantes ilegales y detener el flujo migratorio proveniente de Centroamérica por medio de la construcción de un muro fronterizo, la firma de acuerdos de seguridad y la reducción de la ayuda económica.

Guatemala: de la rabia a la rebeldía

Nuestra rabia inicia, cuando nos despojaron nuestras tierras, nos comenzaron a quitar nuestra forma de pensar, nos arrebataron nuestra forma de vivir, nos quitaron nuestra forma organizativa.  Allí comienza la rabia y es una rabia que sigue cada vez más profunda.

Kajkoj Máximo Ba Tiul / Especial para Con Nuestra América
Desde Ciudad de Guatemala

Este texto forma parte de una serie de artículos que escribimos junto a las comunidades Q’eqchi’ y Poqomchi.  Escritos desde el pensamiento, sentimiento y acción de comunidades que están en resistencia contra el sistema político, que promueve un modelo económico, social, cultural, educativo y religioso de sometimiento, embrutecimiento, alienación, enajenación y colonización. Comunidades que no se sienten representados por un montón de ONG, Organizaciones Sociales y Partidos de Izquierdad, que dicen representarnos.   De esta serie se han publicado dos: 1) de la Resistencia a la Rebeldía y 2) de la Autocrítica a la Rebeldía[1] y este es el tercero.

sábado, 29 de julio de 2017

Venezuela vista desde Guatemala: después se rasgan las vestiduras

Somos el resultado de esa locura avasallante en la que caen todos, al unísono, dejándose llevar como borregos por las estrategias armadas en Washington y repetidas en los medios locales de todas partes hasta el cansancio, todos los días todo el día. Eso pasa ahora con Venezuela y volvemos a caer en lo mismo.

Rafael Cuevas Molina/Presidente AUNA-Costa Rica

Puede ser que muchos de los que lean estás líneas no tengan la más mínima idea de a que me refiero cuando hago un paralelismo entre lo que está sucediendo ahora en Venezuela y lo que sucedió hace mucho, más precisamente hace 63 años, en Guatemala, el país centroamericano al que el poeta Otto René Castillo llamó tiernamente “pequeño pájaro herido”. 

En Guatemala, luego de una historia plagada de dictaduras durante todo el siglo XIX y XX  -algunas tan crueles y aberrantes que dieron pie a novelas como El señor presidente, de Miguel Ángel Asturias-, en 1944 un movimiento ciudadano permitió abrir una ventana democrática. La ventana duró diez años abierta, y la brisa cálida que dejó entrar ventiló no solo a Guatemala sino a toda América Latina.

Venezuela, país de la primera vez

Venezuela está signada por la historia para ser un país de primeras veces y seguirá forjando su futuro y trazando un derrotero en la historia cuando la primigenia de sus acciones señale la paz y la luz, al mismo tiempo que las borrará rápidamente cuando se orienten a la guerra y la oscuridad.

Sergio Rodríguez Gelfenstein / Especial para Con Nuestra América
Desde Caracas, Venezuela

Después de lo ocurrido en Brasil el año pasado, cuando la presidenta Dilma Rousseff fue destituida ilegalmente utilizando todo tipo de argucias para apartarla del poder, uno suponía que había visto todo respecto de cuánto están dispuestas a hacer y hasta donde son capaces de llegar los sectores conservadores y retrógrados de la sociedad, para recuperar un espacio de poder perdido ante gobiernos que sin cambiar profundamente el sistema, lo único que pretendieron hacer fue, una redistribución un poco más equitativa del ingreso que permitiera dignificar a grandes sectores populares que se encontraban excluidos y no existían cuando de desarrollo y modernidad se hablaba.

Pero, los acontecimientos de los últimos meses en Venezuela echan al traste cualquier cálculo que se pudiera haber hecho respecto del talante democrático de los sectores oligárquicos que durante siglos aparecían como los grandes defensores de ese sistema, ahora dejando claro que ello era válido, sólo mientras le sirvió para acumular riquezas, expoliar recursos y avasallar indiscriminadamente a los que se oponían.