sábado, 5 de abril de 2014

Costa Rica: El ideario de Vicente Sáenz

A Vicente Sáenz puede reconocérsele como uno de los más connotados intelectuales costarricenses que sembró muchas semillas y generó muchos frutos para la cultura y para las luchas de emancipación de nuestra América.

Adalberto Santana* / Especial para Con Nuestra América

En la Universidad Nacional de Costa Rica (UNA) se desarrolló entre el 27 y 28 de marzo de 2014, un merecido reconocimiento y homenaje internacional a uno de los más destacados y combativos intelectuales de ese hermano país centroamericano: Vicente Sáenz Rojas. Parte de esos reconocimientos ha sido la publicación de diversas obras de este prolífico intelectual antiimperialista costarricense. En esa labor editorial contribuyeron diversas instituciones académicas, entre ellas la Vicerrectoría de Extensión de la Universidad Nacional (UNA), el Centro de Investigaciones y Estudios Políticos (CIEP) de la Universidad de Costa Rica (UCR), así como de otras universidades costarricenses, a las que también se sumaron el Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC) y la Universidad Estatal a Distancia (UNED).

Buena parte de lo publicado de ese autor latinoamericanista figura en la Colección “Vicente Sáenz”. Al respecto don Gilberto Lopes ha dicho que el pasado 29 de marzo de 2013 se cumplieron los 50 años de la muerte de Sáenz Rojas y con dicho motivo se publicó esa Colección. Hoy en los inicios del siglo XXI, la lectura de sus trabajos nos muestra el ideario político de Vicente Sáenz como una memoria viva de un intelectual orgánico con la emancipación y la democracia de los pueblos iberoamericanos. Si se prefiere, su pensamiento nos permiten adentrarnos en una clara visión histórica y cultural del devenir de los pueblos y las luchas de México, Centroamérica y del conjunto de lo que José Martí llamó “nuestra América”.

La producción intelectual de Vicente Sáenz también abordó las coyunturas internacionales que estudió y analizó con una claridad muy pertinente y vigente para los momentos que le tocó vivir. Cabe aquí resaltar que Sáenz fue un destacado colaborador de la gran revista mexicana Cuadernos Americanos, entre otras.

Conviene recordar que Vicente Sáenz vio la luz por primera vez en San José, Costa Rica, el 30 de septiembre de 1896. Fue hijo de una familia de clase media urbana. Asimismo fue un joven inquieto lo que le permitió conocer otros países y por ello radico en los Estados Unidos y luego en México. En este último país, como lo hicieron otros latinoamericanos, conoció y fue influenciado en su pensamiento por la Revolución Mexicana.

En Costa Rica luchó contra la dictadura de los hermanos Federico y Joaquín Tinoco (1917-1919). Asimismo, Vicente Sáenz ejerció la docencia y la vinculó con el periodismo y la redacción de obras en las que denunciaba al imperialismo estadounidense. Fue un promotor en sus ensayos y en la acción política por la unión centroamericana.

También destacó a lo largo de su desarrollo y compromiso político en la formación de la revista Liberación y en el Partido Socialista Costarricense (PSC), del cual fue nombrado secretario general. De igual manera figuró en su lucha internacionalista su compromiso con la República Española. Sáenz viajó a la península ibérica adonde arribó antes de que estallase la guerra civil (1936-1939). Ahí como otros tantos latinoamericanos comprometidos con las mejores causas de la liberación de los pueblos, comprometió sus actividades como escritor y activista.

Impulsado por la constitución de frentes culturales antifascistas en distintos países de Europa y América durante las décadas de 1930 y 1940, el activismo de Sáenz dio origen a numerosas publicaciones que lo convirtieron –como lo ha demostrado Mario Oliva– en el intelectual centroamericano que escribió más sobre el conflicto civil en España, tarea en la que perseveró todavía después de la victoria franquista y en el inicio de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

Se ha reconocido que una de sus obras más difundidas fueEspaña heroica, publicada en Nueva York por la Editorial Iberoamericana en 1938. Al respecto ha dicho el historiador costarricense Iván Molina en su texto “El ensayista Vicente Sáenz, en el cincuentenario de su muerte”, que este destacado intelectual centroamericano:

[…] fue un ensayista muy productivo, uno de los principales ensayistas costarricenses de la primera mitad del siglo XX y, sin duda, el más publicado en el exterior antes de 1960. De 30 libros y folletos que dio a conocer como autor único entre 1920 y 1960, 21 fueron impresos en México, dos en Estados Unidos, y tres en Honduras, Guatemala y España. Además, en Costa Rica, Sáenz publicó cuatro obras más.

De esta manera en el homenaje que se le ha tributado a Vicente Sáenz, se ha reconocido su compromiso intelectual con las mejores causas de nuestra América. Al respecto señaló Mario Zeledón Cambronero en su ensayo “Pensamiento y vigencia de Vicente Sáenz”, que fue un distinguido profesor tanto de la Universidad Obrera de México, fundada y dirigida por Vicente Lombardo Toledano, así como de la Escuela de Verano, fundada por el rector José Vasconcelos y dirigida por el gran intelectual dominicano, Pedro Enríquez Ureña. Así, también fue un destacado profesor en la Escuela Normal Superior, entre otras diversas actividades que como periodista, conferencista y profesor realizó en su México querido, segunda patria donde finalmente falleció el 28 de marzo de 1963.

Así pues, a Vicente Sáenz puede reconocérsele como uno de los más connotados intelectuales costarricenses que sembró muchas semillas y generó muchos frutos para la cultura y para las luchas de emancipación de nuestra América. Si se prefiere, como acertadamente lo apuntó el gran poeta chileno y premio nobel de literatura, Pablo Neruda: “Vicente Sáenz, honor de Costa Rica, defensor incansable de Centroamérica, reúne en sus libros, con su palabra de castigo y de justicia, el palpitante archivo de esta época de agonía”.

* El Dr. Adalberto Santana es director e investigador del Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe (CIALC), UNAM.