sábado, 18 de noviembre de 2017

Elecciones en Chile

La primera vuelta de las elecciones presidenciales en Chile se realizarán el próximo domingo 19 de noviembre en el ambiente político más frío que se recuerde. Cunde el desencanto y el escepticismo, y de ahí la falta de entusiasmo.

Rafael Cuevas Molina / Presidente AUNA-Costa Rica

Michelle Bachelet, quien llegó por segunda vez a la Moneda con una alta popularidad y grandes expectativas, sobre todo por el momento de efervescencia que se vivía entonces en el país, se retira casi por la puerta de atrás y con baja popularidad.

Los grandes problemas que prometió atacar siguen ahí, con soluciones a medias; el de la educación, que tiene acogotado a medio país con deudas familiares prácticamente impagables; el de las pensiones, que sigue entrampado en el Congreso mientras el sistema pinochetista de pensiones individuales sigue dejando prácticamente en la miseria a quienes deciden pensionarse.

Chile: democracia gota a gota

En estas elecciones no se enfrentan concepciones distintas sobre el modelo económico-social. Aquello no está en juego. Lo afirman agoreros calificados del gobierno y del empresariado.

Manuel Cabieses Donoso / Punto Final

Los administradores de Chile decidieron hace veinte años que el retorno a la democracia -una democracia que incluya participación y justicia social- sería gradual, tan gradual que ni siquiera se perciben sus avances. El objetivo es terminar de “amansar” a los ciudadanos y hacerlos entrar en definitiva por el aro del neoliberalismo. Según esta ordenanza de los amos del país, los chilenos sólo estaremos maduros para vivir en democracia -la democracia de ellos, desde luego- cuando nos hayan convencido que somos parte indisoluble del sistema. Con ese fin se aplicó primero el terrorismo de Estado, y desde 1990 la mano de hierro con guante de seda del modelo neoliberal.

Venezuela: la MUD implosiona y Washington desespera

Los poderes fácticos venezolanos, de los que El Nacional es vocero, han defenestrado públicamente a la MUD y, una vez más, redoblan sus apuestas por las soluciones de fuerza y la injerencia extranjera para lograr, por vías inconfesables, lo que no han logrado por las vías de la democracia popular y participativa.

Andrés Mora Ramírez / AUNA-Costa Rica

Luis Almagro, secretario general de la OEA,
y Nikki Haley, embajadora de EE.UU ante la ONU.
Los triunfos electorales del chavismo en las elecciones de gobernadores del pasado 15 de octubre, y la muy posible réplica en las próximas elecciones muncipales del 10 de diciembre, han dado un nuevo aire al proceso bolivariano para recuperar la iniciativa política, y con ello, le ofrecen al gobierno la posibilidad de emprender acciones concretas para vencer en la batalla económica y contra la burocracia y la corrupción. Este cambio en la correlación de fuerzas, que parece romper la situación de “empate” en la que había estado inmersa la sociedad venezolana desde la elección presidencial de Nicolás Maduro en 2013, también tiene repercusiones en la acera del frente: la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) implosiona en medio de recriminaciones entre sus integrantes; los poderes fácticos venezolanos se desencantan ante el evidente fracaso de sus títeres; y Washington desespera, monta una tragicomedia en una reunión espuria del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, y saca a escena, una vez más, a su personaje favorito, el oficioso secretario general de la OEA, Luis Almagro.

Juegos de guerra: ¿invasión humanitaria “tercerizada” de Venezuela?

La guerra contra Venezuela no es “para derrocar a un dictador”, cuestión que evoca las invasiones de Irak y Libia y las de cualquier país petrolero que pretenda poner condiciones a la entrega de sus recursos. Es la guerra de trasnacionales como Exxon, que mantiene prendida la mecha del conflicto del Esequibo; como Chevron, es la guerra del coltan, el uranio, el thorium, el gas y el oro; es la guerra estadounidense por reforzar su posición hegemónica.

Álvaro Verzi Rangel (*) / NODAL

En la ciudad amazónica brasileña de Tabatinga, en la triple frontera de Brasil con Colombia y Perú, se simularon combates en el ejercicio Amazonlog 17, que contó con la participación de tropas brasileñas, peruanas, colombianas y estadounidenses, despertando las alarmas de la posibilidad de una jnvasión tercerizada a Venezuela, con la excusa de la ayuda humanitaria.

Santos: una pesadilla para Colombia

A Santos no le quita el sueño que de los asesinatos de líderes sociales documentados entre 2009 y 2016 (casi todos durante su gobierno), en el 87% de los casos la justicia no ha hecho nada, ni siquiera identificar a los homicidas. La impunidad es cómplice de Santos…o viceversa.

Sergio Rodríguez Gelfenstein / Especial para Con Nuestra América
Desde Caracas, Venezuela

Los sicólogos y también los siquiatras que investigan acerca de la perversidad humana tienen en el presidente de Colombia Juan Manuel Santos, el más soñado de los objetos de estudio. La perversidad está asociada a una malignidad superior, a la perfidia, a la perversión y a la depravación todas estas, categorías que coinciden en cualquier escuela sicológica o incluso en las visiones religiosas del término, que agregan otros sinónimos los cuales varían según cada punto de vista.

El sicólogo mexicano Alexandro Aguirre Reyes, especialista en Clínica Psicoanalítica y Magister en Terapia Cognitiva Conductual, afirma que la perversión es asintomática. No presenta en el sujeto la necesidad de buscar ningún tipo de tratamiento, ya que nada de lo que le ocurre, le produce padecimiento. Una persona perversa está acosada por pensamientos obsesivos destructivos, al creer que los actos humanos no son sinceros. La mente perversa es una condición anormal de la personalidad cuyo rasgo dominante es la continua agresividad y destructividad hacia otras personas, a través de pensamientos y actos malignos.

Uribe y el oscurantismo reaccionario en Colombia

El expresidente encarna la derecha más feroz del continente, esa derecha que teme a la inteligencia, que busca eliminar al otro, que siente nostalgia por un pasado colonial y decimonónico, que sigue atado a la lógica de la guerra fría y que expresa una oprobiosa cultura del terror.

Carlos Figueroa Ibarra / Especial para Con Nuestra América
Desde Puebla, México

El largo conflicto armado en Colombia tuvo un alto costo humano y dejó exhausta a la sociedad colombiana. Desde muchos años atrás diversos sectores de derecha, centro e izquierda, coincidieron en que era un conflicto agotado y que no tendría más resultado que un continuo derramamiento de sangre. La elección de Juan Manuel Santos  por ello fue apoyada por diversos sectores ideológicos: representaba la oportunidad de negociar la paz. Cuando se iniciaron las negociaciones  entre el gobierno de Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia en septiembre de 2012, el sector más reaccionario de dicho país, encabezado por el expresidente Álvaro Uribe hizo sentir su estentórea voz. Uribe representa el oscurantismo reaccionario de profundas raíces oligárquicas observado en diversas partes de América latina. Por ello, está emparentado con la ultra derecha guatemalteca encarnada durante muchos años por el Movimiento de Liberación Nacional encabezado por Mario Sandoval Alarcón. También por el viejo partido ARENA en El Salvador, me refiero al conducido por Roberto D’Aubuisson.

No es Venezuela, es el resto de Latinoamérica

Mientras a nosotros los informativos corporativos nos bombardean con noticias sobre Venezuela: que la hambruna, que la dictadura de Maduro…, en el resto del continente se vive la embestida del neoliberalismo.

Ilka oliva Corado / Para Con Nuestra América
Desde Estados Unidos

Mientras nosotros “no queremos ser como Venezuela”, en nuestros países se llevan a cabo desfalcos millonarios, mueren cientos de niños por desnutrición, se llevan a cabo limpiezas sociales, nos mantienen atemorizados con la violencia común que en realidad es violencia institucionaliza; se realizan robos de tierras por parte de los gobiernos y las oligarquías, oprimiendo a las comunidades que las habitan y si es necesario haciéndolas desaparecer.

Argentina: Mentime que me gusta

Las presiones sociales están a la vuelta de la esquina, aguardando un diciembre de flacos bolsillos para Navidad, con salarios muy por debajo de la inflación y funcionarios y diputados que se premian con aumentos, cuestión tan evidente y cantada que, en todas las encuestas, la mayoría responde que este es un gobierno para los ricos. 

Roberto Utrero Guerra / Especial para Con Nuestra América
Desde Mendoza, Argentina

La ilusión de haber llegado a la cima del poder es un privilegio que cada alineación de los planetas, la suma de las fechas personales o cualquier otra cábala le presenta a los gobernantes. Hay un momento íntimo, sublime y supremo que estalla en la cabeza y les indica que están en la cresta de la ola, en el cenit de su gloria para hacer su voluntad, ejercer a su antojo hasta pensar en un reino de mil años o, una reelección en el país de las pampas chatas. Un maravilloso instante de éxtasis que les priva reconocer la fugacidad de su efímero paso. Claro que el círculo áureo de cortesanos adulones que dibuja las fantasiosas realidades alternativas colabora, tanto como aquellos que disfrutan de pingües ganancias con la acción gubernativa, mientras el coro de cotorras de los medios genera la bruma propiciatoria para promover el diario engaño colectivo.

Conversación con Margarita

Momentos de un diálogo sobre el ambientalismo latinoamericano con Margarita Marino de Botero, una de sus pioneras, en su Colegio Verde de Villa de Leyva, Colombia, hacia mediados de 2015.

Guillermo Castro H. / Especial para Con Nuestra América
Desde Ciudad Panamá

Reflexión 1

El siglo XX estuvo lleno de barbarie, de guerras e injusticias, y al propio tiempo vio las más trascendentales revoluciones teóricas, tecnocientíficas y sociales de todos los tiempos. Esto último incluyó el inicio del gran debate global sobre los límites de la biosfera y del desarrollo sostenible. ¿Cuál de las tendencias que han participado de ese debate considera usted tuvo alguna o mucha trascendencia, en que ámbito?  ¿ cual sería para usted la corriente del  pensamiento ambiental más acertada hoy?

En mi opinión, uno de los frutos más importantes de ese debate ha sido el desarrollo del nuevo pensamiento ambiental latinoamericanos. No es fácil apreciar esto en toda su dimensión. Hay múltiples circunstancias que llevan a subestimar la trascendencia del ambientalismo latinoamericano en las tareas de investigación, reflexión, conciecianción, educación y movilización que demanda la crisis global de las relaciones de nuestra especie con el entorno natural. La primera y más importante de esas circunstancias consiste en la organización misma del sistema que organiza esas relaciones a escala planetaria.

Guatemala: “Sin miedo”, película imperdible

Acaba de presentarse en Guatemala la película “Sin miedo”, del realizador ítalo-español Claudio Zulian. Próximamente comenzará un amplio proceso de socialización del film, llevándoselo a los circuitos de cine comercial, buscándose su difusión en la mayor cantidad de sectores de la sociedad guatemalteca y, al mismo tiempo, su exhibición en la mayor cantidad de espacios posibles fuera del país.

Marcelo Colussi / Especial para Con Nuestra América
Desde Ciudad de Guatemala

La realización es una producción de Acteon, Monstro Films y CDP, en coproducción con ARTE France, Alebrije cine y video y Óxido, en colaboración con el Programa Ibermedia.

La idea es que todo el mundo conozca de una verdad bastante, o muy silenciada: Guatemala sufrió una terrible guerra interna de 36 años de duración entre 1960 y 1996. Producto de ello murieron 200.000 personas, y 45.000 fueron desaparecidas por el Estado. El 82% de esas víctimas fue población maya. Terminada la guerra, más allá del silencio de las armas, nada cambió en la estructura básica de la sociedad, pues continúa siendo uno de los países del mundo donde la distancia entre los más acaudalados y los más desposeídos es de las más abrumadoras. De hecho, con un 60% de su población bajo el límite de la pobreza (2 dólares diarios de ingreso, según la ONU), Guatemala, siendo territorio productor neto de alimentos, presenta una de las tasas de desnutrición más altas del globo.

Daniel Viglietti, una voz testigo y profética

De todas sus  canciones, Cruz de Luz, con  versos de Víctor Jara, es quizá la composición más distintiva de un momento histórico del que fueron testigos los que eran los que éramos- adolescentes a mediados de los ´60: cuando la opción por los pobres de algunos sectores de la Iglesia latinoamericana, se hizo acción y trascendió los términos tibios del socialcristianismo.

Carlos Maria Romero Sosa / Especial para Con Nuestra América
Desde Buenos Aires, Argentina

 
Daniel Viglietti
Dale tu mano al indio/, dale que te hará bien, cantaba en Nicaragua Daniel Viglietti en 1983, al presentar ante un público fervoroso y consustanciado  con la revolución sandinista  a cuatro años de la entrada en Managua del FSLN, las composiciones de su disco Canciones  para mi América. Es de admitir la vigencia de ese mensaje reivindicativo y fraterno, por de pronto en esta Argentina cuando tanto hambre de  pan y agua sufren los miembros de las etnias wichis y qom del NOA y NEA y existe un particular señalamiento y hostigamiento hacia las comunidades mapuches de la Patagonia. Siempre la reacción tiene una carta ganadora en la manga; y ese As resulta ser ahora la justificación del desmonte para plantar soja en un caso  y en el otro la presunción, sin fundamento histórico, de extranjería chilena del  pueblo mapuche.

Perú: jugar en el nombre del otro. Hacia la teoría de la otredad desde una disciplina deportiva

Cuánta falta nos hace ponernos la camiseta del otro lejos de mezquinos y baratos egos; infantiles necesidades afectivas y precarias de figurar y corretear detrás de fugaces y personalistas éxitos.

José Toledo Alcalde / Especial para Con Nuestra América

Yo soy peruano es un sentimiento, no puedo parar, es una locura si no lo entiendes no sé cómo te puedo describir gane o pierda siempre te vamos amar…
Hinchada peruana

Pasan las horas y aún sigo en shock. No recuerdo la alegría del ‘82 cuando el Perú fue al mundial. Mi padre no hacía mucho había partido, a jugarse un pichanguita más allá de este, nuestro transitorio estadio. En aquella época, no podía gritar con la alegría que hubiese deseado. Ahora, treinta seis años después, la historia nos permite gritarlo GOLLLLL!!! y alegrarnos inconmensurablemente. Un estado de éxtasis colectivo nos arropa. Un sentimiento, increíblemente placentero, nos engrandece y no nos empequeñece como tantas otras innombrables, por ahora, experiencias, que desde el panorama nacional e internacional, nos agobian. Y, todo esto a través de un deporte que se eleva a dimensiones teológicas en donde la esperanza como fuerza redentora de los pueblos nos tira a los aires y sumerge a las profundidades de la Pacha Mama desde la amargura de las vísceras de una cadena de derrotas que en este 15-N perdió toda hegemonía.

Los prostíbulos del capitalismo

Los mal llamados paraísos fiscales funcionan como prostíbulos del capitalismo. Se hacen allí los negocios turbios, que no pueden ser confesados públicamente, pero que son indispensables para el funcionamiento del sistema. Como los prostíbulos en la sociedad tradicional.

Emir Sader / ALAI

A medida se acumulan las denuncias y las listas de los personajes y empresas que tienen cuentas en esos lugares, nos damos cuenta del papel central y no solo marginal que ellos tienen en la economía mundial. “No se trata de ‘islas’ en el sentido económico, sino de una red sistémica de territorios que escapan a las jurisdicciones nacionales, permitiendo que el conjunto de los grandes flujos financieros mundiales rehúya de sus obligaciones fiscales, escondiendo los orígenes de los recursos o enmascarando su destino.” (A era do capital improdutivo, Ladislau Dowbor, Ed. Autonomia Literaria, Sao Paulo, 2017, pag 83).

La cultura de la violencia en EE.UU

Según una investigación del movimiento a favor del control de armas “Everytown for Gun Safety”, “la mayoría de las masacres con armas de fuego están relacionadas de alguna manera con la violencia doméstica o familiar”. Entre 2009 y 2016, en más de la mitad de las masacres con armas de fuego, los agresores mataron a sus parejas u otros miembros de sus familias.

Marco A. Gandásegui, h. / Para Con Nuestra América
Desde Ciudad Panamá

La opinión pública mundial asocia a EEUU con “el sueño americano” pero también con la “pesadilla” de su máquina de guerra. Panamá tiene una larga historia que supera siglo y medio de intervenciones armadas por parte de EEUU a un costo altísimo de vidas. En la incursión más reciente en Panamá, en 1989, las fuerzas armadas de EEUU dejaron un saldo de miles de muertes y un régimen neoliberal que ha hundido el país en un estado de corrupción endémico.

La situación parece ser global, con Washington tratando de crear Estados ‘fallidos’ en todos los continentes. Lo increíble de esta situación es que la política de desestabilización que emprende EEUU a escala global también la aplica en su propio país. Las organizaciones sociales norteamericanas han sonado la alarma para despertar a su pueblo que debe enfrentar la epidemia de violencia que azota a 350 millones de habitantes en EEUU.

sábado, 11 de noviembre de 2017

Migrantes centroamericanos en Estados Unidos y la administración Trump

Lo que ya están sintiendo los migrantes dentro de los Estados Unidos empezaremos a sentirlo también en Centroamérica, la zozobra, la incertidumbre, la crispación, las familias divididas, los llantos y la furia.

Rafael Cuevas Molina / Presidente AUNA-Costa Rica

La administración de Donald Trump puso fin a la política que permitía la estadía en Estados Unidos a miles de migrantes nicaragüenses mediante el Estatus de Protección Temporal (TPS), y está revisando los casos de El Salvador, Honduras y Guatemala.

Dado el hecho que esto afecta a miles y miles de personas, se trata de una verdadera debacle social en ciernes, que puede tener profundas repercusiones en las dos partes, es decir, en Estados Unidos y en Centroamérica.

Laudato Si’: 2015, 2017, y sigue

Vivimos en una tercera transición civilizatoria, tras las ocurridas entre la Antigüedad y la Edad Media, y entre ésta y la Moderna. En ese proceso, Laudato Si’ constituye una propuesta para la construcción de una amplia alianza de sectores que coincidan en la aspiración a hacer sostenible el desarrollo de nuestra especie.

Guillermo Castro Herrera / Especial para Con Nuestra América
Desde Ciudad Panamá

I

El vínculo entre la cultura de la naturaleza y la religiosidad de los latinoamericanos tiene una larga y rica trayectoria, que se nutre de al menos tres fuentes. Una es las de las culturas de los pueblos originarios; otra, la del catolicismo de la Contra Reforma del siglo XVI y otra más, proveniente de la religiosidad afroamericana.

La católica heredó de sus vínculos de origen con la Contra Reforma actitudes militantes, en particular a través de la actividad misionera y organizadora de las órdenes franciscana y dominica, la primera de las cuales, en particular, tenía y promovía una visión del mundo natural que hoy podría parecer cercana al animismo. Esa forma de religiosidad encontró puntos de contacto con las de las élites indígenas que sobrevivieron a la Conquista, sobre todo en la indoamérica mesoamericana y andina, y pasó a sustentar vínculos de servidumbre con los nuevos sectores dominantes, que incluyeron la preservación de formas de vida comunitaria con visiones de la naturaleza que combinaron elementos afines de origen europeo y americano.

Macri y la Americas Society: un retrato de nuestro tiempo

“El mundo al revés premia al revés: desprecia la honestidad, castiga el trabajo, recompensa la falta de escrúpulos y alimenta el canibalismo (…) El arte de engañar al prójimo, que los estafadores practican cazando incautos por las calles, llega a lo sublime cuando algunos políticos de éxito ejercitan su talento”, escribió una vez Eduardo Galeano. Y así estamos, con los Macri de turno que reaparecen, aquí y allá, por toda nuestra América.

Andrés Mora Ramírez / AUNA-Costa Rica

El presidente Macri al recibir su "insignia de oro".
Mauricio Macri, el empresario presidente de Argentina, y punta de lanza de la restauración neoliberal en América Latina, acaba de ser condecorado con la “insignia de oro” de la Americas Society, una organización fundada en 1965 por el magnate David Rockefeller. Según las agencias de noticias, desde Carlos Saúl Menem, en los dorados años noventa del neoliberalismo y de las llamadas relaciones carnales entre la Casa Blanca y la Casa Rosada, ningún otro presidente argentino había recibido este particular reconocimiento. De esta forma, Macri se une a la galería de rutilantes gobernantes latinoamericanos que han recibido dicha insignia, todos ellos probados como guerreros del capitalismo en nuestra región, en la que figuran nombres como Fernando Henrique Cardoso de Brasil, Ricardo Lagos de Chile, Felipe Calderón de México y Juan Manuel Santos de Colombia. ¡Vaya honor!

Argentina: Barajar y dar de nuevo

Barajar y dar de nuevo, como en el truco que cabe recordar es un juego basado en la mentira, en correr al adversario con la alpargata, como decimos los provincianos, ganando con la carta más modesta, pero que, en el rostro del poseedor parece el “macho de espadas”.

Roberto Utrero Guerra / Especial para Con Nuestra América
Desde Mendoza, Argentina

Como en el popular juego de naipes nacional llamado truco, el presidente siempre dispuesto irse al mazo para barajar y dar de nuevo, borró con el codo lo que había firmado con la mano la semana anterior. De entrada en su reunión con los gobernadores de las 24 provincias y, a modo de palpar a la audiencia con el envido – siguiendo el juego aludido – dijo que se iba a dejar sin efecto los impuestos al vino y los productos electrónicos, intentando poner paños fríos a los gobernadores de las provincias productoras, sobre todo Mendoza y San Juan y de Tierra del Fuego. Táctica que parece haberse instalado como un tic, haciendo gala de la viveza criolla. Situación que eriza tanto a opositores como aliados que empiezan a dudar de la solidez de sus vínculos, sobre todo porque deben explicar a los suyos estos vaivenes decisorios de la máxima conducción, cuando los perjudicados saben que obedecen a su extrema voracidad y no menos disimulada ignorancia. De modo que los propios (los gobernadores de la Alianza Cambiemos) asumen como triunfo el volver al punto de partida y el resto, perplejo, asiste una vez más a esa saga de recibir diez zarpazos y, si hay quejas, dar marcha atrás en uno o dos, mientras el resto de los arañazos dejan marcas en el lomo.